Elgoibar consagra a Obiri y descubre a Worku

obiri
El jovencísimo Tadese Worku, que cumplirá la mayoría de edad el próximo día 20, dio la sorpresa en Elgoibar, imponiéndose a todos los favoritos. El etíope, que fue subcampeón del mundo de cross el pasado año, hizo mejor marca en Mintxeta que la que tiene acreditada en 10.000 en pista (29’ 58’’). Faltando dos vueltas para el final, asestó el ataque definitivo y puso tierra de por medio con respecto al keniano Richard Yator, que entró segundo, y al eritreo Aaron Kifle, cuarto en el último mundial de cross que, por cierto, ha dejado de entrenar en España a las órdenes de Gerónimo Bravo y ha fijado su residencia habitual en Holanda. La cuarta plaza fue para el subcampeón olímpico en Río de 5.000, Paul Chelimo, y quinto el vigente campeón del mundial sub 20 de cross, Mikesa Mengesha. Apasionante estuvo la lucha por el honorífico puesto de primer español, Carlos Mayo dio en muchos momentos la sensación de poder con Toni Abadía, pero al final pesaron más los galones del doble campeón de España de cross, que esperó a su gran amigo pasada la línea de meta para fundirse en un abrazo interminable. Tras ellos entró (cómo no) ganando un sprint, Fernando Carro.
Donde no hubo sorpresa alguna fue en la categoría femenina, la actual campeona del mundo de cross y 5.000, Helen Obiri, repitió triunfo en Elgoibar con idéntica autoridad a la mostrada justo hace un año. En esta ocasión, el duelo final lo tuvo con Beatrice Chebet, con la que llegó emparejada hasta la última vuelta. La actual campeona del mundo sub 20 de cross dejó muy buenas sensaciones y mostró su candidatura para ganar algún año aquí. Tercera fue la keniata Eva Cherono, y cuarta la campeona mundial de maratón, Rose Chelimo. Quinta y primera española fue la toledada, Irene Sánchez Escribano, que mantuvo un pulso muy bonito con la inglesa, Kate Holt, del que salió ganadora. Séptima, haciendo su mejor cross de la temporada, la salmantina Gema Martín Borgas, octava la británica Lauren Hall y novena María José Pérez.
Desde finales de los ochenta (entonces lo consiguió la palentina Ana Isabel Alonso) ninguna atleta había sido capaz de repetir triunfo en Elgoibar.