Hoy compartimos una de esas noticias que jamás hubiéramos querido tener que escribir. Este maldito coronavirus, que nos ha cambiado la vida a todos, se llevaba esta madrugada pasada la vida de Feliciano Rodríguez, coordinador del cross castellano manchego que, cada año, se disputa en Quintanar de la Orden.

Feliciano fue maestro durante muchos años y gracias a ello, y a su espectacular faceta humana, era una de las personas más conocidas y queridas en toda la comarca. Esa misma bonhomía la trasladó pronto al atletismo, faceta en la que hizo de todo. Y en particular al campo a través. Él se encargaba del trato con los atletas y con todos los que cada año nos trasladamos a su querida tierra castellano manchega. 

Los que allí estuvimos en la última edición, disputada hace apenas dos meses, nos despedimos de él con un abrazo, emplazándonos a la Gala ADOC, que debía celebrarse allí mismo el próximo 24 de abril. El estado actual de alerta aplazó la entrega de trofeos a septiembre pero él ya no estará. Seguro que, cuando pueda volver a juntarse la familia del cross, será para rendir el merecido homenaje a alguien que ha dejado una huella imborrable en todos nosotros.

Desde la ADOC en estos momentos tan duros queremos mandar un abrazo desde la distancia a su mujer, Vicenta. A sus tres hijos, Rubén, Nacho e Irene. A toda la familia del Club Atletismo Manchego, con su presidente Rafa Villajos a la cabeza. A la gente del Ayuntamiento de Quintanar. Y a todos sus allegados y amigos.

D.E.P. Feliciano Rodriguez.

img9741